Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

FIGHT AGAINST BORING

¡Felicidades! Su pedido está calificado para el envío libre YOU'RE ONLY $99 AWAY FROM FREE SHIPPING

Use coupon code WELCOME10 for 10% off your first order.

Cart 0

¡Felicidades! Su pedido está calificado para el envío libre You are $99 away from free shipping.
No hay más productos disponibles para comprar

Productos
Par con
¿Es esto un regalo?
Costo sin impuestos Gratis
Antes de los impuestos y gastos de envío.

Cortar siempre

Bratislava tiene un aura poderosa para una ciudad tan pequeña y a menudo olvidada que se sitúa en el límite de Europa occidental y oriental.  La sensación de estar a un paso de la normalidad se apodera de tu mente mientras navegas por las calles y prestas atención a los residentes locales.  Por suerte nunca caímos por el precipicio de la normalidad. Bueno, Kevin... podría haberlo hecho.

Después de caminar penosamente por la ciudad de ida y vuelta durante dos días, llegó el momento de seguir adelante.  Empacar el auto proporcionó más entretenimiento de lo habitual.  Estas malditas calles estrechas eran sólo para peatones, lo que significaba que teníamos que cargar toda nuestra mierda por escaleras y senderos medievales, y luego cruzar algunas plazas de la ciudad hasta la carretera más cercana.  Como muchachos tan ingeniosos que somos, cruzamos las vías del tranvía urbano para aparcar el coche junto al puente que conecta el casco antiguo con el centro financiero.  Este paso nos ahorró unos cientos de metros de caminata, lo cual fue muy importante para Kevin ya que las hazañas de la noche anterior lo estaban debilitando al máximo. 

El viaje de 3 horas de Bratislava a Budapest se vio frenado por un total de 10 a 100 paradas a lo largo de la autopista.  Uno pierde la cuenta al cabo de un rato.  Los vómitos proyectiles, los gemidos y el malestar general fueron los principales motivos de todas nuestras paradas.  Nada podría salvar al pobre Kevin de vivir en completa persecución.  Kevin tenía la expresión "FUCK YOU BRATISLAVA" tatuada en su rostro pálido y desaliñado.  Por eso no hace castillos ni iglesias.  Añádase Bratislava a esa lista.

Próxima parada: Budapest.  Si tienes medio corazón y conciencia cultural, sabrás que Budapest es famosa por ser una ciudad increíble para visitar.  Famosa por pasar un buen rato y excelentes precios, Budapest era el lugar perfecto para descansar un rato.  Verá, Jeff necesitaba visitar Londres por algunas razones muy importantes justo en este punto exacto del viaje.  El 21 de julio fue un día especial en Londres.

  1. Asiste a una increíble boda de amigos el 21 de julio.  Gracias Liam y Charlie, fue perfecto. 
  2. Recoge a su hermano Jason de dicha boda para embarcarse juntos en el resto del rally mongol. 
  3. Vea a su bella esposa Kayla y a su familia antes de irse por 2 meses más. 
  4. Luego vino el número 4.  Jason y Jeff trabajaron meticulosamente con su maravillosa madre Joanne durante unas horas. Dos semanas antes del viaje, la convencieron para que les permitiera sorprender a su hermano Garrett, de 16 años, llevándolo de la boda en Londres a Budapest para pasar siete noches en el rally.  En un pub de Londres antes de la boda, Jason y Jeff sorprendieron al pequeño G con el billete de avión.  Estaba conmocionado y emocionado, como se podría imaginar que estaría cualquier joven de 16 años al enterarse de que estaba a punto de unirse a los 4 títeres en un viaje épico por varios países de Europa del Este.

Al estilo típico de los rallyes mongoles, el simple hecho de llegar a la boda fue un completo y absoluto fiasco para Jeff .  JH estaba encerrado en el albergue, ya sea cagando, maquillándose o maquillándose mientras Kevin y Jeff estaban en el auto contando los segundos que pasaban.  Lo estaban acortando cuando faltaban aproximadamente 2 horas para el vuelo y un viaje de 30 minutos por delante.  Jeff tomó las riendas y condujo como un murciélago salido del infierno para realizar su vuelo.  Luego entró en lo que sólo podría describirse como caos.  Miles de personas estaban en las filas del mostrador del aeropuerto internacional de Budapest y no había manera de que Jeff pudiera tomar su vuelo.  Aquí es donde se implementó por primera vez la regla "Siempre cortar" en este viaje. 

Jeff se abrió paso sin disculparse entre familias, despedidas de soltero y misioneros en su propia misión implacable, pasando por una tarjeta de embarque de 2,5/3 horas y una fila de equipaje facturado.  Operación: No me voy a perder esta maldita boda fue un intento completo y llegar al frente del mostrador era la prioridad número uno.  Lo hizo con facilidad y procedió a gritarle a una señora que le permitiera imprimir su boleto.  Efectivamente, Jeff no confirmó su asiento, por lo que tuvo que ir a otra fila y cortar nuevamente.  Luego otro para pagar una tarifa por check-in tardío, luego otro para obtener su boleto.  Ese no es el final. Oh, no. Hay un rayo de esperanza al final de esta desastrosa saga aeroportuaria.  Con solo unos minutos de sobra y otra fila insuperable para pasar el control de seguridad, Jeff vio su última oportunidad de redención. El último camino para realizar la boda. Por sólo 50 euros, incluso los plebeyos pueden pagar para saltarse la cola de seguridad en aeropuertos selectos de este lado del mundo y tener su propio agregado personal.  PAN COMIDO.  300 euros después y Jeff tomó el vuelo. ¡SIEMPRE CORTE a la gente!  Esa es una lección que resultará fundamental para el éxito de nuestro viaje una y otra vez. 

Jeff , Jason y Garrett se lo pasaron genial en la boda. Hicieron las maletas al día siguiente y partieron hacia Budapest para reunirse con Kevin y JH.  ¿Qué estaban haciendo JH y Kevin durante la boda?  Según todos los indicios, se trataba de baños de estilo turco y un momento de bromance de calidad.  Una forma adecuada de aclimatarse más el uno al otro y aplastar algunas disputas anteriores.  ¿Eso duraría el resto del viaje?  No, pero aun así fue agradable.

Todos pasaron una noche juntos en Budapest antes de continuar por Europa en busca de la verdadera aventura en Asia central y más allá.  Este fue el primer viaje real de Garrett con sus hermanos y nada les impediría alcanzar la grandeza. 

La publicación Siempre Cortado apareció por primera vez en Baja Llama .